Featured Post

Man behind the Curtain for al-Qaeda in Syria is Assad

Syrian President Bashar al-Assad wanted the recent Geneva II peace conference to focus on terrorism. He says terrorism is the main problem a...

Friday, October 30, 2015

Refugiados sirios en Kusel: "Esperar no es sano"

Refugiados sirios en Kusel: "Esperar no es sano"

Basel y Luna Watfa: él es traductor, ella trabajó en Damasco como periodista política. Desde hacen semanas viven en un albergue para refugiados en Kusel. Condenados a esperar. Pero con esperanzas y metas.



Luna Watfa vive con su nuevo marido Basilea
Actualmente en el albergue de refugiados en Kusel
Aspira nerviosa su cigarrillo y a cada rato vuelve a mirar su reloj pulsera. Que se siente inquieta, dice Luna Watfa, de 34 años, de Damasco. Que el tiempo simplemente no pasa y que eso se hace peor, semana a semana. "No hay nada que hacer aquí, sólo se trata de matar el tiempo." La periodista siria ya lleva esperando cinco semanas a que se le registre.

Algunas personas, debido a la espera aparentemente infinita, ya han estado pensando volver a Siria, dice Luna Watfa. La espera, la incertidumbre, la falta de privacidad y la falta de perspectivas de volver a ver luego a los niños, son factores, dice ella, que le hacen perder las esperanzas. "Muchas de las personas, con las que hemos hablado aquí, dicen que se habían imaginado todo de manera muy diferente. Pese a todo, ellos piensan que Alemania u otro país de Europa son un buen lugar para iniciar una vida mejor, ¡una vida con derechos!"

"Privacidad igual cero"

Viviendas de refugiados en Trier "Esto es un desastre total".
Mientras Luna y su marido Basel sepan, dónde en Rhenania-Palatinado les va a corresponder vivir, tratan de ocupar su tiempo lo mejor posible. Mientras muchos de los hombres juegan fútbol y los niños pasan en bicicleta, monopatín o con coches de muñecas, la pareja muchas veces se mantiene al margen. Buscan rincones tranquilos, lo que resulta casi imposible en medio de otros 700 refugiados. "Privacidad igual cero", dice Basel Watfa.

Que también las noches son terribles, acota su mujer. "Todo el tiempo hay esa bulla, música fuerte, niños gritando, siempre, de día y de noche. Algunos ni siquiera hablan tu idioma, ni cualquier otro idioma. Y reaccionan de la manera correspondiente a tus pedidos de que no metan tanta bulla."

Esperar, nada más que esperar

Haga clic aquí para obtener una lista de mis otros blogs en español


Rara vez la periodista logra concentrarse en escribir. Habiendo perdido su computador y la cámara en su huida, se afana en digitar sus textos en su pequeño smartphone. "Echo de menos el sentimiento de ser periodista, el hablar con personas me hace sentir lo que ellos sienten, entiendo lo que sienten y de qué están hablando. Y puedo hacer que todo el mundo sepa, lo mucho que cada uno de ellos sufre." Si bien la pareja está agradecida de estar por fin en lugar seguro y de haber encontrado, en Kusel, un albergue para refugiados casi de lujo. Pese a ello están aburridos de esperar. "Ya en el largo viaje se está permanentemente esperando. Cuando se llega aquí, uno piensa, basta de esperar, tiene que acabarse ahora." La espera no es sana, dice también Basel. Pero es buena para algo, agrega: "Creemos que podemos obtener aquello, de lo que hemos soñado. Una vida segura en Alemania, con toda la familia, en un pequeño departamento y por fin poder volver a trabajar." Luna y Basel Watfa quieren por fin escribir, educar e informar – sobre Siria, el régimen e ISIS. Quieren volver a sus profesiones de traductor y periodista. Y ante todo aprender alemán cuanto antes. Un informe de Alexandra Dietz. También disponible en Inglés Captura: 28.10.2015, 7:00 horas
See also: Basel & Luna made it from Syria to Germany safely but they still need your help
Click here for a list of my other blogs on Syria

No comments:

Post a Comment